Content Harry Potter Naruto Buffy the Vampire Slayer XMen Translations
  • Previous
  • Next

– Lo siento, Ginny, pero no puedo salir más contigo.

– ¿¿Pero… pero… pero porqué?? – preguntó la pelirroja un poco aturdida.

– Escucha, tú me gustas mucho, pero no estoy dispuesto a enfrentarme a todos tus hermanos. ¿Tienes idea de lo que amenazaron con hacerme si seguía saliendo contigo? Lo siento mucho, pero quiero tener una novia normal.

– Pero, Dean… - ella empezó pero él la interrumpió

– Lo siento mucho, Ginny. – dijo él negando con la cabeza de lado a lado. Sin decir nada más se volteó y se marchó dejando a una pelirroja con la boca abierta.

Ginny se reclinó contra una pared. Se sentía aturdida y sin poder creer lo que acababa de pasar. Dean había sido un novio decente. Agradable en el departamento de besos y siempre bien atento con ella. Pero no más de eso en realidad. Y si tenía que ser honesta consigo misma tenía que admitir que no estaba muy adolorida.

En realidad no le dolía perder a Dean, no valía la pena llorar por alguien que no estaba dispuesto a luchar por ella. Lo que la enojaba sobremanera, mientras caminaba de regreso a la sala común de Gryffindor era la intervención de esos idiotas a quienes llamaba hermanos. Otra vez habían dado al traste con un buen novio.

Cuando entró a la sala común la encontró desierta. Al ser sábado, la mayoría de la gente estaba afuera haciendo multitudes de actividades. Solo Ron y Hermione estaban sentados juntos pretendiendo que estaban estudiando.

– ¿Qué sabes sobre Dean? – preguntó ella a Ron con cara de inocente cuando se les acercó.

– ¿Qué quieres decir? – preguntó a su vez Ron un poco incómodo.

– Tu compañero de cuarto, y que resulta que es mi novio. ¿Tú no lo has visto, verdad? – continuó ella con vocecita dulce.

– Err, puede ser posible que le haya mencionado que alguno de nosotros no encontraba bien que él se metiera contigo en un armario para darte besuqueos. – admitió Ron.

Hermione, viendo a los dos hermanos y demostrando la inteligencia por la cual era famosa, echó un pasito para atrás, dejando que ellos se las arreglaran solos.

– ¿Y quien te dio el derecho de decidir que es bueno o que es malo para mi?

– Soy tu hermano mayor. Eso me da el derecho.

La voz de Ginny bajó en volumen mientras se acercaba a su hermano. – ¡Tú y esos idiotas que se llaman hermanos me acaban de costar un novio! Me la van a pagar, todos ustedes y de forma espectacular.

La cara de Ron tenía una expresión de miedo al darse cuenta que tan cerca estaba sentado de la extremadamente furiosa bruja que resultaba ser su hermana.

– Yo estaba planeando hacer esto al finalizar el curso, pero ustedes me han forzado a mover mis planes. Óyeme bien querido hermanito, me voy a conseguir otro novio. No solo eso, sino que voy a buscar armarios donde meterme con él para comérmelo a besos. Y también le dejaré saber que es lo que tengo debajo de mis túnicas y no habrá nada que puedas hacer para impedirlo. Y eso es solo el comienzo. Porque bien pronto, nosotros, y me refiero a mi y a mi nuevo novio, vamos a empezar nuestra venganza. Primero contigo, luego los gemelos, luego con Percy, hasta terminar con Charlie y Bill. Cada uno de ustedes me las va a pagar. – la joven bruja no alzó la voz, no gritó, ella sólo miró fijamente a Ron con furia en sus ojos color avellana.

– Nadie más saldrá contigo. – dijo Ron un tanto engreído. – Todo el mundo sabe que el que se atreva a salir contigo recibirá la furia de todos nosotros. Yo solo a lo mejor no intimido a nadie, pero con los seis juntos todos saben que no pueden contra los Weasley.

Ginny fijó otra mirada penetrante a los ojos de su hermano y sonrió lentamente. – Esto lo llevo planeando desde hace mucho tiempo, más del que te imaginas.


Ron observó a su hermana que se alejaba y mientras lo hacia ésta empezó a reírse. La risa siniestra de Ginny hizo que Ron sintiera escalofríos bajando por la espalda.

– Ron. – dijo Hermione calmadamente. – Yo te quiero mucho pero acabas de cometer la metida de pata más grande de tu vida.

Ron la miró y sonrió. – Nah. ¿Qué puede hacer ella? Ella es solo una niña contra nosotros seis. Siempre ganábamos cuando éramos pequeños. – el pelirrojo se encogió de hombros. – Solo está enojada por el momento pero ya se le pasará.

Hermione negó con la cabeza. – No lo creo Ron. Y cuando pase lo que sé que va a pasar, no voy a ayudar a protegerte.

Ron se rió en voz alta. – No voy a necesitar protección.


De: Ron

Para: Hermanos Weasley

Asunto: Éxito

Hey chicos

Solo para dejarles saber que las acciones de hoy fue un éxito. Lo que sea que Fred y George le dijeron a Dean funcionó porque nuestra hermana está soltera otra vez.

Ron


De: Charlie

Para: los chicos

Asunto: Re: Éxito

Felicidades muchachos. ¿Entonces todo el mundo sabe?

C.

--
Draconis dominium


De: Gred

Para: Nuestros queridos hermanos

Asunto: Re[2]: Éxito

Citando a Charlie:

> Felicidades muchachos. ¿Entonces todo el mundo sabe?

Seguro que si. Nadie más se le acercará. Ella está a salvo otra vez.

Forge

--
Sortilegios Weasleys – Muy pronto en el Callejón Diagon


De: Ginny

Para: La Madriguera

Cc: Oficina de Papá

Asunto: Los idiotas de mis hermanos

Hola Mamá, Papá

Bueno pues, por fin pasó. Fred y George le dijeron algo a Dean y me lo asustaron. Se que dije que esperaría hasta los dieciséis años para entrar en acción pero hoy se pasaron de la raya.

Me enteré de que fue Ron el que asustó a Michael también.

Por consiguiente voy a poner El Plan en acción, pero voy a necesitar la carta aquella que sugerí.

Los quiero a los dos,

Ginny – saqué buenas marcas en la tarea de Transformaciones.


De: Mamá

Para: Mi queridísima hijita

Cc: Arthur

Asunto: Re: Los idiotas de mis hermanos

Ginny,

Felicidades en pasar la tarea. Los dos estamos muy orgullosos de ti.

Cariño, ¿estás segura de que quieres hacer esto? Se que lo has estado planeando por años pero ¿estás segura de que es el momento adecuado? ¿Y a quien le vas a pedir ayuda?

Con amor,

Mamá


De: Ginny

Para: Mamita

Cc: Papá

Asunto: Re[2]: Los idiotas de mis hermanos

Sí, estoy segura.

Y en cuanto a la persona, ¿a quien tú crees que voy a elegir?

Ginny


De: Papá

Para: Ginny

Cc: Molly

Asunto: Re: Re[2]: Los idiotas de mis hermanos

Gin-Gin,

Te enviaremos la carta tan pronto la pidas. Buena suerte y suave con el muchacho, él no sabe lo que le espera.

Papá

--
El ministerio de Magia controla rutinariamente el contenido de los correos mágicos que se envían y se reciben a través de su red con el propósito de asegurarse de que cumplen con las pólizas y requisitos previamente establecidos. Los empleados no pueden ni deben archivar mensajes o anexos que reconozcan el retorno de Aquel-Que-No-Debe-Ser-Nombrado, o difamar el buen nombre de Cornelius Fudge. Mensajes de esta naturaleza que son enviados a través de la red del Ministerio de Magia serán interceptados por Aurores altamente entrenados y la persona responsable será arrestada y condenada a diez (10) años en Azkaban. El Ministerio de Magia no se responsabiliza por cargos hechos al mensaje una vez ha sido enviado.  Si se vierten opiniones, éstas no necesariamente son del Ministerio o de Cornelius Fudge. Este mensaje mágico y cualquier archivo transmitido son confidenciales y son únicamente para la persona o entidad interesada. Si usted no es el destinatario o la persona responsable de enviar el mensaje, usted no podrá copiar, reexpedir, revelar ni usar parte o el mensaje en su totalidad de ninguna manera. El hacer eso es ilegal. Si usted recibió este mensaje por equivocación por favor de avisar al remitente inmediatamente.


Ginny sonrió cuando recibió su último correo mágico. Con sus padres de su lado, sólo necesitaba una persona para llevar el Plan a cabo. El único problema era cómo convencerlo para que la ayudara. Se necesitaba de un chico extremadamente especial que pudiera enfrentarse a los seis hermanos Weasley. Ella conocía a la única persona con las agallas suficientes y con la motivación necesaria que podría ayudarla. 

Con una confianza que en realidad no sentía, la chica bajó al campo de Quidditch. Harry estaba ahí volando, algo que hacía a menudo para relajarse. El joven estaba haciendo volteretas y yéndose en picada. En realidad no estaba practicando, más bien estaba pasando el rato por diversión.

Ella lo observó con una sonrisa, contentándose con reclinarse en las gradas y disfrutar un poco de su pasatiempo favorito: observar a Harry.


Harry cerró los ojos; el viento corriendo por su pelo y su cara era sin lugar a dudas uno de los mejores placeres de la vida.

Cuando abrió los ojos y vio el característico pelo rojo de la única fémina Weasley, sonrió por lo bajo. Hizo parar la escoba y voló abajo hacia donde estaba ella.

– Hola Ginny. – dijo alegremente. Siempre estaba más relajado luego de volar.

– Hola. – dijo ella sonriendo un poco triste.

– ¿Que te pasa? – preguntó él un poco preocupado. Harry se sentía un poco mas unido con Ginny recientemente desde que Ron y Hermione estaban de novios. Como quien dice su nueva amiga era Ginny, y con ella de novia con Dean era seguro el estar con ella libre de distracciones.

– Dean rompió conmigo.

– Oh. Lo siento mucho Ginny. – dijo él un poco a tropezones y le dio un abrazo ligero.

– No te preocupes, estoy bien. Ya se me pasará. No es su culpa.

Él la miro a los ojos fijamente como si estuviera buscando algo. Eventualmente bajó la mirada y sonrió. – Vamos, es hora de cenar.

Ella sonrió de vuelta. – Ya comí. Tengo que ir a terminar mi tarea de Pociones.

– Okay, Ginny.

Ella sonrió otra vez y de repente sin darle tiempo a reaccionar agarró a Harry por su túnica, lo haló hacia ella y le plantó tremendo beso en la boca.

Era obvio que ella tenía más experiencia que él pero no dejó que eso la intimidara. Ella abrió un poco sus labios y tocó su lengua con la de él.

Harry se quedó helado. – ‘¡Esta es Ginny!’ – su mente le gritaba. – ‘Tu no piensas de ella de esta manera.’ – No podía negar que el beso fuera mucho más agradable que el que compartió con Cho, o que ella tuviera un sabor que él quería conocer un poco más.

Ginny lo soltó súbitamente, le sonrió de forma traviesa y se fue dando saltitos alegremente dejando atrás a un aturdido pelinegro.

A Harry le tomó cinco minutos salir de su consternación y recobrar la fuerza motora necesaria para irse al Gran Salón a cenar.


Ginny corrió como si tuviera los pies prendidos en fuego hacia la sala común y de ahí fue directo a su dormitorio. Tan pronto llegó y se aseguró de que no había nadie mas, cerró la puerta firmemente y chilló. – ¡¡¡¡Besé a Harry Potter!!!!

Ella se tiró de espaldas a la cama y se tocó los labios. – ¡Besé a Harry Potter! ¡Definitivamente que lo haré de nuevo!


– ¿Estás bien, Harry? – preguntó Ron tan pronto su amigo se sentó a su lado.

– ¿¿Que?? – el joven brincó.

– ¿Qué si estás bien? – repitió Ron mirándolo de forma rara.

– Oh. – Harry casi chilló, luego tomó control de sus cuerdas vocales. – Sí, estoy bien.

– ¿Estás seguro?

‘No.’ – Harry pensó para sí mismo. – ‘Acabo de tener el mejor beso de mi vida, de parte de tu hermana la cual de alguna manera se ha metido tan dentro de mi mente, que no puedo dejar de pensar en el chupete y en hacerlo otra vez. No me mates, por favor.’

– Sí, es que no dormí bien anoche. – dijo él mintiendo.

– Ah bueno. – dijo Ron cambiando el tema. – Tengo buenas noticias. Dean rompió con Ginny. Hice que Fred y George le explicaran algunas cositas sobre relaciones y porqué pensamos que Ginny no está lista todavía.

– Oh. – dijo Harry escuetamente.

– ¿Estás seguro de que estás bien? – preguntó Ron de nuevo.


De: Harry

Para: Canuto

Cc: Lunático

Asunto: erm, ¿ayuda?

Hey muchachos,

Espero los dos se encuentren bien y que no se estén metiendo en muchos problemas.

Miren necesito consejo. Una chica que conozco y de la que solamente soy amigo me esperó esta tarde en el campo de Quidditch. Estábamos hablando normalmente cuando de repente ella me agarró y me besó hasta dejarme sin sentido y se fue brincando dejándome aturdido.

¿¿¿Que demonios se supone que haga ahora???

H.


De: Hocicos

Para: el lobo desvariado

Asunto: sniff

Míralo, nuestro pequeño Harry ya está creciendo y siendo perseguido por chicas.

Mocoso suertudo, a mi nunca nadie me besó dejándome aturdido cuando estaba en la escuela. Normalmente me tomaba semanas en lo que llegaba a ese nivel.

S.


De: Profesor Remus C Lupin

Para: el degenerado

Asunto: Re: sniff

¡Abajo chiquito! ¡Perro malo! ¿Ya tienes tus vacunas al día?

Aunque puedo entender tu punto, es fácil ver el porqué. El chico tiene el pelo del padre. ¿Cuántas veces no escuchamos a alguna chica suspirando por querer pasar las manos por ese pelo? Y añádele los ojos de la madre que tú sabes que a nosotros siempre nos gustaron.

¿Alguna idea sobre que vamos a decirle al chico?

Lunático


De: yo me escapé de Azkaban

Para: el vendido

Asunto: Re: Re: sniff

Sí, tengo todas mis vacunas al día, ¡gracias por preguntar!

Tú ve por el consejo respetable, de mi parte dile esto: ¡Harry pequeño diablillo! Haces sentir bien orgulloso a tu padrino. La próxima vez – ¡bésala de vuelta!

S.


De: El último merodeador

Para: El chico al que besaron

Cc: el perro pulgoso que evitó ser besado

Asunto: Re: erm, ¿ayuda?

Harry,

Canuto y yo estamos bien. Estamos por el momento escondidos en asuntos de la orden. No te preocupes, ninguno de los dos tiene planes de meterse en líos.

Honestamente no veo ningún problema. Me imagino que te gusta la chica. ¿Quién es ella?

Escucha, si la chica no te gusta, explícale delicadamente. Si de verdad te gusta, y el “dejarme aturdido” es una pista, te recomiendo que la beses de vuelta a ver que pasa.

Sirius añade: ¡Harry pequeño diablillo! Haces sentir bien orgulloso a tu padrino. La próxima vez – ¡bésala de vuelta!

El hombre lobo y el perro sucio


De: Confundido y Aturdido

Para: Los tontos inútiles

Asunto: Se puso peor

¡LO HIZO DE NUEVO!

Venía saliendo de Pociones, Snape me hizo retrasarme por alguna tontería y ella se me apareció por detrás y me agarró, me estrelló contra la pared y me comió a besos otra vez dejándome desplomado en la esquina luchando por respirar.

¡Ron vino de vuelta y ahora se cree que Malfoy me maldijo!!!

H.


De: El doctor Corazón

Para: El paciente

Asunto: Re: Se puso peor.

Harry,

¿La besaste de vuelta?

¿Porque no le dijiste nada a Ron? Estoy seguro de que te puede ayudar.

Canuto


De: Irritado

Para: ¿Porque demonios les pedí ayuda a ustedes??

Asunto: Re[2]: Se puso peor.

No tuve tiempo de besarla de vuelta.

Y en cuanto a decirle a Ron…

¡¡¡ES SU MALDITA HERMANA!!!!!

H.


De: Tu padrino favorito

Para: El niño que no vivirá por mucho tiempo

Bcc: El otro tipo

Asunto: Re: Re[2]: Se puso peor

Harry no hay necesidad de gritar.

Oh, y déjame decirte que tienes problemas. Seis problemas mayores y una pelirroja que está determinada a tenerte desde que tenía once años.

¿Me puedo quedar con tu escoba si no sobrevives?

Canuto


De: El otro amigo de James

Para: El idiota

Asunto: Harry

Canuto,

¿TE HAS VUELTO LOCO?

¡Bromeando sobre muerte con Harry ‘soy el número uno de la lista negra de Voldemort’ Potter?!!

Lunático 


De: El guapetón

Para: El otro idiota

Asunto: Re: Harry

No tienes porque gritar.

Y sí, tengo todos mis sentidos intactos. Creo que es hora de que Harry tenga los problemas normales de cualquier adolescente. Con suerte se mantendrá ocupado olvidándose de ciertas profecías.

C.

--
¡Jau, jau!


De: Boquiabierto y Asombrado

Para: Canuto

Asunto: Re: Re: Harry

Canuto, ¿estás bien? ¿No tienes delirios ni síntomas de demencia?

¡Eso fue casi profundo!

Y creo que estoy de acuerdo

Lunático


– Harry. – dijo Hermione cuando se le acercó. - ¿Qué es lo que te está pasando?

– ¿A que te refieres?? – preguntó Harry mirando alrededor.

– A lo mejor tú logres convencer a Ron de que nada te pasa, pero obviamente yo puedo ver que algo no está bien. Ya no te sientas tranquilo. Y te la pasas mirando alrededor como si Voldemort estuviera escondido en una esquina, listo para caerte encima.

– No sé lo que quieres decir. – replicó Harry echando un vistazo en la esquina.

– Lo estás haciendo ahora mismo. – señaló Hermione.

– Permisito Hermione. – dijo Ginny apareciendo súbitamente. Pasó por el lado de la joven de pelo marrón, agarró a Harry y lo besó de nuevo, soltándolo y desapareciendo tan rápido como había llegado. Harry se quedó otra vez agarrando la pared para mantenerse de pie.

– Ah, veo. – Hermione dijo calmadamente. – ¿Desde cuando está pasando esto?

– Hace dos días. – gruñó Harry. – Ella se aparece de la nada, me agarra, me besa y luego se va dejándome todo baldado.

– Ah, ¿y no tienes idea de cuando lo hará otra vez? – preguntó ella sosegadamente.

– ¡No! ¡Está por todos lados acechándome! Solo me siento a salvo en el dormitorio y no me puedo quedar ahí todo el día. ¡Demonios! ¡Estoy tarde para la práctica de Quidditch! – se volteó y salió corriendo.

Hermione Granger, prefecta, se mantuvo serena. Lentamente la joven caminó hasta la sala común de Gryffindor y subió a su cuarto. Ella fue a su cama, se sentó cuidadosamente y cerró las cortinas. Luego se colocó una almohada en la cara y finalmente dejo salir la risa histérica que desde hacía rato amenazaba con escapársele. Las lágrimas le bajaban mientras reía con unas ganas que no podía controlar.

Eventualmente dejó de reír y abrió las cortinas.

– ¿Ya? ¿Reíste lo suficiente? – preguntó Ginny con una risita.

Hermione asintió. – Me impresionas Gin. ¿Imagino que él es el nuevo novio con quien amenazaste a Ron?

– Lo será. – Dijo ella confiadamente. – Pero no por algunos días. No sabes lo divertido que esto es.

– ¿Te das cuenta de que Harry se siente como cucaracha en baile de gallinas?

– Claro que sí. – respondió ella confiada. – ¿Porque crees que estoy haciendo esto? Quiero que se sienta tan fuera de sí que cuando le pregunte él me diga que sí sin pensarlo dos veces.

– ¿Por qué Harry? – la pregunta se hizo seriamente. Hermione cambió de alguien que se estaba riendo a alguien quien se interesaba por Harry y su bienestar.

– He estado enamorada de él por cuatro años. Lo sé con certeza. He tratado de salir con otros y simplemente no son él. Aunque solo lo estoy besando, tengo la seguridad de que es lo mejor que he sentido y de que no habrá nadie mas. El problema es que Ron le ha estado lavando el cerebro por tanto tiempo que ya él no sabe que siente por mí. Estoy más que dispuesta a cambiarle esa mentalidad.

Hermione asintió lentamente. – Te aseguro que en estos momentos no piensa en ti como si fueras su hermana.

Ginny apoyó la barbilla en sus manos con los codos sobre las rodillas. – Ron y los idiotas son ridículamente sobre protectores, y aunque a veces es agradable, necesitan saber que yo no soy una muñeca con la cual pueden jugar. Yo soy mi propia persona, alguien que ha visto mas maligno que cualquiera de ellos. Yo crecí cuando Voldemort me poseyó y solo hay una persona que puede entender eso. – Ginny rió por lo bajo. – El hecho de que tiene los ojos verdes más lindos del mundo es un bono agradable.

– Y para serte honesta, Harry es la única persona, que cuando hace una decisión, no se dejará dominar por nadie. Yo necesito a alguien así en mi vida.

Los ojos de Hermione se agrandaron mientras miraba a la otra muchacha. Nunca había escuchado a Ginny hablar así tan cándidamente. - ¡Merlín! Cuando tus hermanos te hagan una de las suyas Harry estará más de tu parte que lo que ellos puedan imaginar.

Ginny asintió. – Será guerra declarada. Harry y yo contra ellos seis. Ya tengo a Mamá y a Papá de mi lado.

– Oficialmente yo estaría neutral en esta guerra. – dijo Hermione lentamente. – Pero eso no significa que si accidentalmente me encuentro un hechizo o dos para ayudarlos y te dijera de cierta manera mi neutralidad no se comprometería, ¿verdad?

Ginny sonrió. – De ninguna manera.

– ¿Y qué sobre Él? – preguntó seriamente Hermione.

– ¿Voldemort? Se que está tras Harry, pero yo estoy en su lista también. No voy a permitir que cara de lagartija interfiera más que mis hermanos. 

Hermione asintió y sonrió. – Espera aquí. – ella brincó de la cama, escribió una nota y salió corriendo del cuarto.

La joven regresó minutos mas tarde con algo en los brazos.

– La capa invisible de Harry. – dijo ella mientras se la daba a Ginny. – Le dejé una nota diciendo que la tomé prestada para ir a la biblioteca a la medianoche. Él me dijo hace poco que solo se sentía seguro en su dormitorio. Es hora de remover eso. – terminó ella con una sonrisa malévola.

Ginny se acercó a su amiga para darle un abrazo. – Gracias por entender.

– No estoy de acuerdo con lo que Ron está haciendo. Es sexista y dominante, especialmente teniendo en cuenta lo que él considera como actividades nocturnas decentes.

Tarde en la noche, cuando todos dormían, Ginny sigilosamente se levantó de la cama y se puso la capa. Se deslizó escaleras abajo y luego subió hasta el dormitorio de Harry. Sabía cual era su cama y silenciosamente movió las cortinas.

Se quedó helada por un segundo y lo vio dormir por primera vez. Se veía joven e inocente. No tenía puestas sus gafas y la luz de la luna iluminaba sus facciones de forma perfecta. En ese segundo ella se enamoró de él otra vez.

Como si sintiera que ella estaba ahí mirándolo, Harry abrió sus ojos lentamente. Ella sabía que él no podía verla, pero sin embargo él la estaba mirando fijamente. Ginny se quitó la capucha de la capa y mantuvo su mirada. Él no mostró sorpresa. Suavemente, ella se dobló hasta que tocó sus labios con los suyos.

Se mantuvieron así por un momento, sus labios tocándose suavemente hasta que ella se movió un poco y lo besó propiamente.

No fue un beso fuerte, como antes. Ella no trató de empujarlo, solo lo besó suavemente. Por primera vez Harry le devolvió el beso, igualando los movimientos de ella. Lentamente él abrió ligeramente la boca, como si fuera una invitación. Una invitación que Ginny aceptó sin problemas, deslizando su lengua dentro de su boca por primera vez. Casi no había pasión pero si la suficiente emoción que casi la tumbó al piso.

Lentamente ella se alejó mirándolo fijamente.

Él parecía esperar esto, sabiendo de antemano que ella estaba manteniendo las reglas. Harry alargó una mano y suavemente le puso un mechón de pelo detrás de la oreja. La mano se movió a su mejilla y luego la dejó caer de vuelta en la cama. Lentamente Ginny se cubrió la cabeza con la capucha y desapareció.

Ella regresó a su cama, se acostó y se fue a dormir con la más tierna sonrisa en los labios.


– ¿Y bien? – demandó Hermione el día siguiente mientras se sentaba a orillas de la cama de Ginny.

– Me devolvió el beso. – susurró la pelirroja, no muy segura de que realmente había pasado.

– ¿Y que mas?

Ginny miró fijamente a su amiga.

– Nunca me he sentido tan vulnerable. Tan pequeña. Por primera vez en mi vida me alegré de haber sido poseída en mi primer año.

Hermione se metió en la cama y puso un hechizo silenciador alrededor.

– ¿A veces has pensado quien es Harry realmente? – preguntó Ginny.

– ¿Qué quieres decir?

– El Niño Que Vivió, la persona a quien Voldemort más le teme, Harry James Potter. ¿Recuerdas cuando todos nos reímos cuando Harry nos contó sobre Neville y que podría haber sido él y la profecía y no Harry?

– Si. – susurró Hermione, casi sin atreverse a alzar la voz.

– Nos reímos porque la idea de Neville enfrentándose a Voldemort era ridícula. Pero a la vez aceptamos que Harry lo haría sin ningún problema. No había duda en ninguno de nosotros sobre eso.

Hermione sonrió ligeramente mientras asentía.

– Pensamos en Harry y Quidditch, Harry y Defensa, Harry y valentía. Pero nunca pensamos en Harry y Voldemort. Nunca pensamos como este muchacho se puede enfrentar a alguien tan poderoso, tan maligno.

Ella clavó su mirada fijamente en Hermione, sin darle oportunidad a la otra muchacha a moverse.

– Yo lo sentí anoche cuando Harry me devolvió el beso. Dentro de él hay un infierno que brama, rodeando un núcleo tan duro que pone el hierro en entredicho. Cualquiera que logre pasar la pared que él pone al frente de sí mismo podría fácilmente ser tragado por ese infierno. Solo Harry tiene la habilidad de derrotar a Voldemort y de hacer lo que le venga en gana.

– Anoche me sentí como una de esas mariposas que se acercan al fuego hasta que se queman. Si yo fuera la Ginny que nunca fue poseída, que nunca fue salvada por Harry, estaría huyendo de su lado. Correría tan rápido que nunca miraría para atrás. Sabría que me perdería en él y nunca podría ser la misma.

– Yo no soy esa Ginny. Me he fortalecido por lo que me pasó en mi primer año. Sé sin lugar a dudas que Harry es la única persona capaz de encargarse de mí, entender por lo que pasé y dejarme ser yo misma.

Sus ojos brillaban mientras hablaba. – Ahora sé que soy la única chica capaz de entender a Harry, la única que puede aceptarlo por lo que es y no por lo que aparenta ser. Yo lo puedo ayudar a sacar ese núcleo hacia fuera y ayudarlo a derrotar a Voldemort.

– ¿Qué vas a hacer? – preguntó Hermione en voz baja.

Ginny sacudió ligeramente la cabeza y el momento se desvaneció. – Seguir con el plan. – dijo ella sonriendo.


De: El niño que besó

Para: Mi familia

Asunto: sonrisa

Bueno amigos, seguí su consejo y finalmente la besé de vuelta.

Creo que me estoy enamorando de una bruja pelirroja.

Son las 5am y en este momento el dormitorio está silencioso y puedo ver en la distancia el amanecer que empieza, gradualmente iluminando el cuarto. No puedo dormir y no quiero dormir.

La besé y todavía la puedo sentir cerca.

Estoy aquí sentado con la luz de la vela por compañía y sin embargo nunca me he sentido más cálido en mi vida.

Nos besamos.

No tengo miedo, no tengo temor. Simplemente estoy feliz.

Sabía que estaba ahí, debajo de mi capa invisible, viéndome.

Ella echó la capa hacia atrás y su pelo glorioso estaba en una cola de caballo, y parecía enfatizar sus ojos color avellana. Ojos que me recordaban de un lugar cálido y seguro donde me puedo esconder; donde estaré seguro.

Luego me besó pero no como antes, solo tocó sus labios con los míos.

Ella se empezó a mover e imité sus movimientos. Era casi irreal. Nos movimos juntos, no había pasión; no era el tiempo para eso. Podía sentir su corazón, lo que había dentro de ella. Siento que ella tocó mi alma y dejó un pedazo de ella conmigo.

No estoy seguro de querer dormir otra vez.

Harry James Potter


De: Sirius

Para: Remus

Asunto: Harry

¿Que demonios fue eso??

¿Harry escribiendo lo que parece poesía barata de adolescente?

“No estoy seguro de querer dormir otra vez.”

¡James nunca hizo eso!

Sirius


De: Lunático

Para: Canuto el serio

Asunto: Re: Harry

Bueh! Que manera de despertar con esos dos mensajes mágicos.

Harry se está enamorando y no podría pensar en mejor persona para él. ¿Recuerdas la discusión que tuvimos sobre Cho? ¿La chica que se aferraba y siempre estaba llorando? ¿Y como ella era inapropiada para él? Bueno yo le di clases a Ginny y ella es inteligente, fuerte de mente y a pesar de haber sido poseída por Voldemort y tener seis hermanos mayores, ella tiene una personalidad fuerte.

Creo que serían tal para cual.

Y referente a que James nunca hizo eso, creo que tengo que señalarte que este es HARRY, no James. Y Ginny no es Lily. Ellos son sus propias personas que están siguiendo su propio destino. La similitud es rara, de seguro, pero es solo superficial. Yo solo espero que tengan mejor suerte.

Lunático


De: Es Sirius, no serio

Para: Lunático el profe

Asunto: Re: Re: Harry

Me imagino que tienes razón, fue solo el shock de despertar y encontrarme con que mi ahijado se pasó la noche escribiendo poesía barata en un mensaje mágico.

Supongo que quería compartirlo con su familia.

Sonrisa. Ay Dios, me voy a tener que burlar de él sobre eso.

Se muy bien que él no es James. A veces se me olvida y pienso que James nunca haría eso. Lo extraño aún después de todos estos años.

Y ¡demonios! Si Harry está serio sobre Ginny, te aseguro que los dos tendrán una suerte diferente. No me importa lo que me cueste!

Canuto

--
¡Jau, jau!


De: Yo le aúllo a la luna

Para: Tú le aúllas a los carros

Asunto: Re: Re: Re: Harry

Okey, a lo mejor la poesía salió medio barata, pero es mejor que algunas de las cosas que hemos recibido. ‘Vi a Voldemort matando’ me da cosa cada vez que lo veo.

Yo extraño a James y a Lily también. Hasta echo de menos a Colagusano. No el desgraciado de ahora sino el merodeador de entonces. No pasa un día en que pienso en ellos. Siempre dicen en tono de broma que tus años escolares son los mejores de tu vida. Para nosotros yo creo que sí lo fue.

Tengo dos metas en esta vida. Derrotar a Voldemort y proteger a Harry. El resto del mundo se puede ir a la mierda por todo lo que me importa.

R.


De: Yo tengo un lindo ladrido

Para: Tú suenas como un tigre rabioso

Asunto: Re: Re: Re: Re: Harry

Yo quiero vengarme de Colagusano así como Voldemort. En cuanto a proteger a Harry, bueno, nunca hablamos de esto, pero estoy de acuerdo contigo. Yo he estado en el infierno y no quiero regresar allá. Voy a pasar lo que me queda de vida dedicado a esas tres metas.

Estoy seguro que cuando nos toque morir podremos ver a Lily y a James y decirles que los extrañamos y que hicimos todo lo que se pudo.

S.


De: mejor un tigre que un tiggre

Para: No podrías sonar lindo aunque te pagaran

Asunto: Re: Re: Re: Re: Re: Harry

Salud!

Diablos, que conversación más sentimental. Quieres escribirle a Harry o lo hago yo?

R.


De: Que demontres es un tiggre??

Para: El lunático descabellado

Asunto: Re: Re: Re: Re: Re: Re: Harry

Yo le escribiré, es mi turno.

¿Cuantos perros se necesitan para cambiar una bombilla?

Labrador dorado:

El sol esta brillando, el día es hermoso, tenemos toda la vida por delante y ¿usted está adentro preocupándose por una estúpida bombilla fundida?

Rottweiler:

Hágame.

Labrador:

A mi! a mi! por favorrrrrr! ¡Déjeme cambiar la bombilla! ¿Puedo?? ¿Puedo?? ¿Ah? ¿Ah? ¿Ah? ¿Puedo?

Boxer:

¿A quien le importa? Aún en la oscuridad todavía puedo jugar con mis juguetes chillones

Wolfhound irlandés:

¿Alguien mas puede hacerlo? Tengo esta resaca…

Pastor Alemán:

No estoy entrenado para cambiar bombillas, solo para guardar la casa. ¡Así que no intentes nada!

Sonrisita

Hocicos el adorable


De: Rascándome la cabeza incrédulo

Para: ¿Que demonios has estado tú oliendo??

Asunto: Chistes

Fueron realmente espantosos. Y yo que pensaba que te parecías mas a un grim que a una mezcla de WolfhoundIrlandésLabradorBoxer.

Riéndome a carcajadas

Lunático

  • Previous
  • Next
You should follow me on Twitter.
Follow @Fanficauthors for the fastest updates

Author Notes:

Traducción de This Means War por Jeconais. (Con permiso del autor) Traducción hecha por Arios y Bea.

El formato de correo mágico le pertenece a Annya quien escribió Naked Quidditch. Ocurre durante el sexto año de Harry y el quinto de Ginny.

Log in using your account with us

Log in/create an account using

Create account

Retrieve your password

Simply enter your email address in below, and we will send you an email with a NEW password in it. Once you have logged in, you will be able to change your password to something a little easier to remember.